Personajes.tv

Murió Ricardo Fort

El millonario, de 45 años, sufrió un paro cardiorrespiratorio esta madrugada; estaba internado en el sanatorio de la Trinidad; el deceso fue confirmado por su vocero, Hernán Ranieri

 

El millonario Ricardo Fort murió esta madrugada tras sufrir un paro cardiorrespiratorio en el sanatorio de la Trinidad, donde se encontraba internado desde el jueves pasado.

La información fue confirmada por su vocero, Hernán Ranieri, en declaraciones periodísticas, televisivas y radiales, durante las primeras horas de hoy lunes.

El mediático empresario tenía 45 años y desde hacía meses sufría varios problemas de salud derivados de operaciones en la columna.



Sin ir más lejos, el pasado 11 de noviembre se descompensó durante un viaje que había realizado a Miami para encarar un nuevo tratamiento y debió suspender el regreso a la Argentina a causa de sus dolores.

"Ricardo estaba a punto de viajar para Buenos Aires cuando sufrió una descompensación que le impidió regresar. Esto le obligará volver a internarse, ya que ha sido atendido por profesionales de la salud que le recomendaron seguir en Estados Unidos. (...) Por el momento no se sabe cuándo estará regresando a la Argentina", manifestó un comunicado que envió en esa oportunidad su agencia de prensa.

Sin embargo, luego pudo emprender el viaje y llegó la semana pasada. Al poco tiempo se internó en la Clínica La Trinidad. Su estado no era bueno, pero nadie esperaba este fatal descenlace. Incluso habló desde la internación con distintos medios y aseguró a sus fans en un video que se internaba "para estar bien".



"Mañana entro al quirófano", contó en diálogo con el Teto Medina el viernes pasado. Estaba de buen ánimo y se mostró optimista: "Tienen que hacerme una punción en la rodilla para tomar un cultivo de cada zona de la rodilla. Si sale todo negativo se va a hacer la operación para arreglar el fémur que está quebrado. Y si fuera positivo tienen que sacarme todo, volver a poner un separador para matar las bacterias y después, una segunda etapa para una prótesis definitiva", detalló sobre su salud.

Una vida buscando la fama

Ricardo Fort comenzó a destacarse en los medios con su reality propio, en 2008.   Foto: Archivo  / Mauro V. Rizzi / LA NACION
Luego de la notoriedad adquirida en ShowMatch, estrenó su primera obra como productor y actor teatral, Fortuna.   Foto: Archivo  / Mauro V. Rizzi / LA NACION
Como productor y cabeza de compañía Ricardo estrenó Fortuna, Fortuna II y Fort con caviar.   Foto: Archivo  / Mauro V. Rizzi / LA NACION
Tras ser participante de El musical de tus sueños, Fort desembarcó en ShowMatch como jurado del Bailando.   Foto: Archivo
Heredó de su madre, Marta Fort, la pasión por el canto.   Foto: Archivo
En cada programa donde era invitado, Fort deslumbraba con alguna performance bizarra.   Foto: Archivo
En ShowMatch pudo dar rienda suelta a sus dotes histriónicas aunque también se hizo muy popular por sus peleas mediáticas.   Foto: Archivo
Ricardo Fort estaba internado y falleció durante la madrugada por un paro cardíaco.   Foto: Archivo  / Mauro V. Rizzi / LA NACION
Ricardo Fort estaba internado y falleció durante la madrugada por un paro cardíaco.   Foto: Archivo  / Mauro V. Rizzi / LA NACION
 

Ricardo Fort nació el 5 de noviembre de 1968 en una cuna de oro. Hijo de Carlos y Marta Fort, dueños de la famosa chocolatería Felfort, fundada por el abuelo de Ricardo en 1912, siempre vivió rodeado de lujos. Sin embargo, tal como contó en reiteradas entrevistas, su niñez no fue feliz y cuando creció tomó la decisión de no continuar con el negocio familiar. No quería ser empresario tanto como ser artista y sentía que su padre no lo apoyaba en su vocación.

"Siempre quise ser famoso y en su momento no se daba. Decidí dejar la carrera, cuando tenía treinta años, volví a Buenos Aires con mis hijos, con la idea de dedicarme a la empresa. Mi padre falleció hace tres años y ahí nació Ricardo Fort, sin la sombra de mi padre, que siempre me censuró", reconoció en diálogo con Animales sueltos, unos años atrás.

Su gran destape como artista mediático fue hace cinco años cuando subió mucho el perfil y comenzó a desfilar por los distintos programas de espectáculos dándose a conocer como cantante. Muy pronto desembarcó en ShowMatch, como jurado de "Bailando por un sueño". Y fue entonces que alcanzó la fama que tanto anhelaba. Una vez allí , en el foco de la opinión pública, protagonizó violentas peleas mediáticas, las más resonantes fueron con Flavio Mendoza, con quien compartía el panel de jurados del certamen de baile, y la histórica enemistad con Jorge Rial.

 "A todos mis fans, a toda la gente que me quiere, los quiero, gracias por seguirme", dijo en su último mensaje a sus seguidores. COMPARTILO

Excéntrico, provocador y siempre franqueado por un harén de guardaespaldas - algunos de los cuales también tuvieron su momento de fama mediática como Tito Speranza-, Fort gustaba de hacer ostentación de su riqueza. Mostraba sus relojes Rolex, sus abrigos de pieles y siempre estaba maquillado y listo para los flashes.

En 2010 cumplió con su sueño de llevar adelante una compañía teatral. Era el productor y el protagonista de Fortuna , para la que convocó a grandes figuras y se instaló en la calle Corrientes. La notoriedad a la que accedió a partir de su participación en ShowMatch le dio el espaldarazo necesario para llenar el teatro y el año siguiente se aventuró con una segunda parte, Fortuna II . Su última obra fue Fort con caviar , con la que estuvo en Mar del Plata el verano pasado. Fue entonces cuando comenzaron sus problemas de salud más graves.

Fort tenía dos hijos mellizos Felipe y Marta, de nueve años. En un reportaje en el programa Tienen la Palabra de TN, contó cómo fue que accedió a la paternidad por medio de un vientre de alquiler: "Fue en una compañía en California que se encarga de hacer este tipo de cosas. Primero tuve que escribir una carta para decir por qué quería ser padre. La carta fue leída por las mujeres que llevarán a los bebés en su vientre durante los nueve meses. Ellas te eligen a vos. Quieren que vivas la misma sensación por la que pasaron cuando fueron madres". Antes de comenzar con el tratamiento, Fort firmó un contrato donde quedó detallado, entre otras cosas, que sus hijos podían conocer a su madre en caso de quererlo.

Su vida privada dejaba pocos secretos para la prensa. Fort era el mediático por excelencia. Aquel que contaba todo lo que le pasaba a los medios, que abria las puertas de su casa y exponía a sus hijos ante las cámaras, que informaba sobre su salud y sobre su enfermedad. Entregado íntegramente a la pantalla y a sus fans - que los tenía, y muchos-, su último mensaje fue para ellos: "A todos mis fans, a toda la gente que me quiere, los quiero, gracias por seguirme".

Debido a la sensibilidad del tema, esta nota ha sido cerrada a comentarios..

Además se mencionan a:
NOTAS MÁS LEÍDAS