Personajes.tv
 

Julián Serrano, el ídolo teen al que le gusta provocar

 
 
 
Serrano, con 20 años, consiguió ser uno de los más populares de Youtube.  Foto: Sebastián Rodeiro

Es carilindo y carismático, dos características que lo llevaron a triunfar. Desde hace cinco años que convirtió su hobby en algo público y como algunos otros casos tocados por la varita mágica de la suerte, llegó a más. ¿Un Justin Bieber argentino? Algo de eso hay. Julián Serrano tiene 20 años, es de Paraná y adicto a los videojuegos. En un momento de su vida dejó de lado esa pasión para dedicarse a grabar clips y subirlos a YouTube para divertirse y provocar.

¿Su inspiración? El fotolog; ¡los floggers no están muertos! "Me inspiré mucho en el Fotolog. Si pibes lograron todo eso subiendo fotos, con videos se pueden lograr más cosas. Nunca me interesó ser popular, hasta que empecé a ir a los boliches, a darme cuenta de que había mujeres", cuenta Julián sentado en un bar en Telefé a Personajes.tv.

Desde el interior del estudio de Martínez, Serrano camina con soltura, habla descontracturado como si la entrevista fuera otro de sus experimentos. "Empezó cuando me había aburrido de jugar a los videojuegos. Mis viejos me querían sacar internet para que empiece a estudiar. Y la única red social que había instaurada era YouTube , no había ni Twitter, ni Facebook. Entonces me creé una cuenta y me animé a mostrarme en cámara. No era común mostrar la cara. Subí un video haciendo playback que no lo vio nadie, después otros seis más que tampoco los vio nadie… Después, al año y medio, me compré una cámara en HD, grabé un par de videos y después de Bariloche, cuando ya tenía 17 años, ahí empezaron a pegar los videos", relata con orgullo.

De los videos hogareños pasó a Aliados, de la mano de la mega productora de Cris Morena, que se sintió tentada de envalentonar a este fenómeno teen para la actuación profesional en la pantalla chica. "Le mandaron un mail a mi vieja diciendo que querían que participe de un casting de Cris Morena. Ya había rumores, pero no le di importancia porque pensé que era joda. Fui, hice una prueba de cámara, me llamaron a las dos semanas porque querían que esté en los tallares, y me iban avisando. Así estuvimos cuatro meses, sin saber cómo era el personaje, la historia, nada. Hasta que nos dijeron que habíamos quedado", contó el Justin Bieber local, que consiguió en estos años mas de 60 millones de reproducciones en su canal de YouTube.

VIDEOLos tips de Julián Serrano para triunfar en Youtube
 

El camino hacia Telefé fue lento e intrincado. Del anonimato a los 700.000 seguidores en Twitter y al millón de "me gusta" en Facebook pasaron cinco años y muchos experimentos. Julián dice que su truco es ir probando y provocando. Por eso en sus sketchs, en los que hace una catarsis verbórragica mezclada con música, criticó a Bieber, habló de temas polémicos: matrimonio homosexual, drogas, los wuachiturros y de lo que se le fue ocurriendo. Para él el enojo es el elixir de su inspiración, cuando le iba mal en una materia corría a hacer su descargo audiovisual y lo compartía.

Obviamente, a los padres no les gustaba nada que el chico pasara tantas horas frente a la computadora. "Mis viejos querían que deje de subir videos porque en un momento casi me echan de la escuela, porque estaba más concentrado en qué video subir que en hacer la tarea. Las profesoras me decían que deje los videos, que me ponga las pilas que eso no me iba a llevar a nada… Pero como yo soy bastante orgulloso y competitivo, me tocaron el orgullo, dije ´yo voy a llegar lejos con esto le guste a quien le guste´", dice con el pecho bien abierto Julián. Ahora tiene la confirmación de que no estaba equivocado.

 "¿Viste cuando tenés una corazonada? Como que sentís que vas por buen camino aunque todo el mundo diga lo contrario, ¡bueno algo así! me pasó con los videos" COMPARTILO

Los serranistas(en realidad LAS). Este chico tiene levante. Por eso rápidamente cuando sus videos empezaron a proliferar surgió el club de fans. "Tengo contacto con ellas. Una vez, en mi ciudad, hice un encuentro y eran como 150. Me tuve que ir corriendo. Pero si las conozco en persona, me dan regalos, ligo chocolates gratis. Cuando se descontrola todo o empiezan a gritar o tirarme del pelo y de las cadenitas, me tomo un taxi", dice Serrano, quien piensa que ser serranista es entrar a un grupo de contención social ("la chicas están solas y tienen problemas, cuando se hacen serranistas encuentran otras chicas con problemáticas similares y se juntan", relata el pequeño nuevo actor).

-¿Habías pensado en ser actor?

- Había pensando... Decía ´che, estaría bueno empezar a estudiar actuación´, era como una corazonada, pero ya estaba en la facultad. Fui a lo seguro, estudiaba Comunicación Social y Psicología en Paraná hasta que me llamaron. La producción nos pagó el alojamiento, a mí y a tres chicos del interior.

-¿Te gusta el stand up?

-Puede ser. No guiono mis videos, los improviso. A mí me prenden la cámara y me pongo a remar, se me despierta la bombilla. Me inspiro mucho en la bronca. Al comienzo me iba de tema, cuando empecé a ver que empezó a salir en diarios, y me seguía mucha gente chica empecé a bajar un cambio, porque lo hacía para mí, para descargarme.

-¿Cómo te sentís actuando?

Al comienzo era ´no puedo creer que estoy acá, tres cámaras, micrófono´, como el sueño del pibe. Me lo tomaba medio para la joda, antes de hacer una escena de llorar me estaba cagando de la risa con el microfonista y con los chicos del elenco. Después me di cuenta de que es un laburo y que había que ponerle pilas posta.

- ¿Te gusta tu personaje (Franco) en Aliados ?

-Es divertido, cuando es violento y cosas por el estilo me sale bien. Yo soy tranqui en la vida cotidiana pero cuando hay que gritar o sacarse me sale bien. También me gusta mucho la comedia, es donde más me explayo.

 
"Cuando salgo tengo que ir con 15 amigos, porque los vagos cuando ven que las chicas se alborotan, me quieren pegar", revela el galancito.  Foto: Sebastián Rodeiro

-¿Cómo te llevás con el resto del elenco?

-Con los chicos pegamos buena onda. Peter [Lanzani] y Pablo [Martínez] cuando estábamos en los talleres nos llevaban a comer pizzas, nos tiraban cómo era la onda, ellos ya lo habían vivido.

-Tuviste escenas medio fuertes con Nico Francella, otro galán... ¿cómo te llevás con él?

- Levanta muchas minas. Nico es re gracioso, es muy grosso. Actúa muy bien, nos potenciamos.

-¿Qué dicen las serranistas de que hayas dejado de subir videos?

- Me gusta actuar, ser otra persona y me gusta ser yo mismo. Los frené a los videos, porque ahora los tiene que aprobar Telefé. Tengo algunos hechos pero no los he subido. Ellas entienden que estoy representando una imagen, más que nada para los grandes. Me bancan, les he explicado por qué no subo tantos videos. Al principio hubo problemas: las serranistas se encontraron con el problema de que me empezaron a seguir nuevas chicas porque estaba en la tele. Hubo un enfrentamiento entre las fans viejas y nuevas. Ahora se llevan bien...[ Aliados también es un fenómeno en lo que refiere a las redes sociales, es el programa televisivo más comentado en Twitter].

-¿Saliste con alguna fan?

-Nunca salí con ninguna. Pero, uno se enamora...Gané muchas chicas. Las minas cuando ven a un famoso... bah, no era famoso, subía videos, enloquecen. El problema es que los vagos son celosos de eso. Casi siempre me querían pegar. Si las minas se alborotaban, preguntaban quién es ese gil... Por eso tenía que salir con 15 amigos por si se armaba la podrida.

-¿Estás de novio?

-Es complicado... [Responde con tono misterioso].

El video contra Justin Bieber



"Ese video fue todo un tema, también fue un experimento. Yo tenía un par de seguidores y los mismos que yo seguía en Twitter y me seguían hablaban mucho de Justin Bieber. Entonces yo dije, como soy jodón, voy a joder a las chicas que me siguen diciendo o Bieber o yo. Las que me siguen me quieren a mí y no a Justin, era un chiste. No pensé que iba a tener 10 mil seguidores más. Ni las cuatro millones de reproducciones que alcanzó el video. Lo puteo y me cago de la risa de la gente que me putea. ¡Y cuando lo subí fue un boom! Empezó a haber gente que me empezó a seguir después del video ese, se desvirtuó todo. Sabía que existía la posibilidad de que pegue bastante más, pero no como pegó. Salió bien, fue un éxito", relata emocionado, todavía sin poder creer lo que pasó con ese sketch.

Sobre Bieber. "Yo sé que el vago es talentosísimo. Es un groso que lo que hizo él no lo va a hacer nadie en mucho tiempo. Lo admiro, no es que le tenga bronca, solo que aproveché el momento".

Días después de la entrevista fue la cancelación del show de Bieber en River. Si bien, Serrano había estado agitando las redes sociales proponiéndole a Justin a enseñarle cómo tratar a las fans argentinas. Lo único que dijo tras el suceso del domingo fue un sucinto mensaje en Twitter.

NOTAS MÁS LEÍDAS