Personajes.tv

Pipo Cipolatti y una desgarradora carta sobre el duro momento que atraviesa su madre

"Mi mamá está sufriendo feo", aseguró el músico que está desesperado porque no sabe cómo ayudarla; la mujer está internada en el hospital Churruca

 
 

Pipo Cipolatti está pasando un momento muy particular con su madre y se volcó a los medios para buscar algún tipo de solución, después de haber intentado obtener alguna respuesta por parte de las autoridades y de los médicos que tratan a la mujer. Al no lograr ayudarla, escribió esta desgarradora carta, acá un extracto:

"Hace más de cinco meses mi mamá se cayó y se fracturó el cuello del fémur. Tiene 80 años. La trasladaron al hospital, la operaron, le colocaron una prótesis. Al mes le dieron el alta. En el primer chequeo se dieron cuenta de que tenía una infección. La internaron de nuevo y volvieron a operarla. Al mes volvieron a darle el alta. Nunca dejó de dolerle y jamás pudo mover la pierna. Al poco tiempo la llevé a hacer otro chequeo y descubrieron que la prótesis se había salido de lugar. Volvió a quedar internada. Los médicos se contradicen, hay muchos residentes con actitud llamativamente soberbia y enfermeras que les importa más sacarse una foto conmigo que responder cuando pregunto algo sobre mi vieja. Mi madre no puede ni siquiera sentarse. Le quitaron la prótesis y hay que esperar dos meses para ver si se la colocan de nuevo. Tiene una pierna más corta que la otra. Hace una semana le dieron el alta nuevamente. El Doctor Martínez (el que la operó por primera vez) me dijo que podía sentarse y que (a partir de una sugerencia mía) consiga una silla de ruedas convertible a camilla para que pueda estar en su casa y -de a poco- comenzar la rehabilitación. Conseguí la silla, pagué dos meses adelantados de alquiler y cuando llegué al Churruca un médico que estaba con ella en ese momento me dijo: al pedo trajiste eso, si no puede sentarse. Todo delante de mi mamá. Pedí la historia clínica y aún no me la dieron. No sé qué carajo hacer. Cada vez que voy al hospital, mientras me piden fotos o autógrafos, la gente me dice que el trato hospitalario es de terror. Se confunden pacientes, roban las pertenencias de los internados... Como corolario comento que, en una de las oportunidades en que llevaron a mi madre al quirófano, la dejaron casi una hora junto a tres cadáveres antes de operarla. Yo creía que era un delirio de mi vieja. Pero ayer estuve con ella y cuando comentábamos entre risas el tema, me dijo que los cuerpos de esas personas estaban rígidos y en el lugar había un cartel que decía "óbitos". Esa palabra no figura en el diccionario de mi mamá. La vieja tuvo la plausible actitud de decir: pensé que yo era la cuarta. Mi mamá está sufriendo feo.".

Además se mencionan a:
NOTAS MÁS LEÍDAS