Personajes.tv

Imperdible: el primer encuentro de María Teresa y Enrique con sus "creadores"

A través de una videoconferencia organizada por Google, todos los protagonistas de Ni una sola palabra de amor contaron de qué modo el cortometraje modificó sus vidas

Por Martín Artigas | Para Personajes.tv

 
Todos los protagonistas de la historia de María Teresa y Enrique por primera vez.  Foto: Captura de pantalla

Falto el beso, el abrazo o el apretón de manos, es cierto. Pero la magia de la red de redes permitió anoche que María Teresa y Enrique se encontraran, por primera vez, "cara a cara" con los artífices de su rutilante e involuntaria fama.

El hangout -o reunión virtual- fue organizado por Google y seguido en vivo por un millar de curiosos internautas. El director Javier "El Niño" Rodríguez, la actriz Andrea Carballo y un grupo de colaboradores que aportaron a la concreción de Ni una sola palabra de amor conversaron con los reales protagonistas de la historia, intercambiaron anécdotas y respondieron preguntas. Personajes.tv fue testigo privilegiado de los minutos previos al esperado encuentro.

PRIMER CONTACTO

Desde el hotel Sheraton de Mar del Plata, el efusivo saludo de María Teresa no se hizo esperar. "Estás divina", piropeaba el director desde el estudio montado en las oficinas de Google en Puerto Madero. "Hola, Javier, te habla María Teresa", bromeaba la mujer, imitando los ahora famosos mensajes que en 1996 le dejó a su marido. Las risotadas rompieron enseguida el hielo.

-¿Habían conversado antes?

JAVIER: -No, es la primera vez. En su momento, yo había intercambiado unos mensajes con María Teresa, le agradecí la buena onda y que tuviera la gentileza de atender a los medios, pero este diálogo había quedado pendiente. Gracias por coparse para hacer esto.

MARIA TERESA: -Y cómo no nos vamos a copar si nosotros también somos parte de esto... ¡Aunque no lo sabíamos! (Risas).

-¿Cómo están viviendo las repercusiones por la popularidad del corto?

ANDREA: -Estamos un poco sorprendidos con todo lo que está pasando. Vamos sintiéndonos cada vez más raros y más contentos también, por supuesto.

JAVIER: -Todo se dio como una sucesión de olas: primero se viralizó el video, después llegó a los medios, aparecieron María Teresa y Enrique...

-¿Y ustedes, María Teresa y Enrique?

MARIA TERESA: -Enrique, ¿querés hablar?

ENRIQUE: -¡Lo único que falta, que me autorices a hablar! No, estamos bien. En un primer momento me sentí extraño, pero después me di cuenta que han pasado muchos años de ese episodio. Tampoco puede sorprenderme para mal todo lo que pasó con este corto; al contrario, es una alegría saber que despierta el interés de tanta gente. Ayer venía del centro y pasé a cargar combustible en el puerto. Cuando fui a pagar, la chica de la caja me dice: "Es usted, ¿no?". (Risas).

MARIA TERESA: A mí me pasó lo mismo en la peluquería hoy, las chicas no podía creer que fuera yo la María Teresa del corto. Nos reímos mucho cada vez que lo vemos, y nos sorprende que lo haya llamado tantas veces. Y la verdad que sí, insistente era y todavía soy, y él sigue sin escucharme.



EL CONTESTADOR

Mariano Germán Flores también participó del hangout. Y, aunque su nombre no suene tan familiar como el del resto, su aporte a Ni una sola palabra. fue indispensable: a él le llegó el cassette y se encargó de editar y digitalizar los mensajes que inspiraron la creación de Javier "El Niño" Rodríguez.

"En 2003, un amigo mío compró un contestador en una feria a beneficio. Le vino con el cassette adentro, me llamó porque sabe que todo lo que es sonido me interesa y me hizo escuchar la serie de mensajes. Tenía media hora de todo tipo de llamados, y entre ellos los de María Teresa", le explicó a Personajes.tv. Dos años más tarde, los editó y se los fue mostrando a sus amigos.

-¿Qué tipo de comentarios recibías de parte de ellos?

MARIANO: -Les gustaban a todos, y sobre todo a las mujeres. Imagino que se deben sentir identificadas con el reclamo de María Teresa... En las reuniones, por ejemplo, los tipos se copaban, pero las minas se quedaban hablando toda la noche de eso, quedaban como poseídas por el audio. Todas, seguramente, alguna vez habrán sido como María Teresa. Y nosotros también, a todos nos ha pasado alguna vez.

En 2009, Mariano subió el audio con los mensajes a Goear -un sitio que aloja exclusivamente archivos de audio- y, a través de un ex compañero de trabajo, llegó hasta los oídos de Javier. En 2011, el director le propuso utilizarlos para filmar un cortometraje, y él aceptó. El resto ya es historia.

LA BATALLA DE LOS SEXOS



"La tecnología arranca con ellos, dejando los mensajes, y vuelve a ellos cuando se ven por la tele. Y como el virus se propagó por internet, cuando nos propusieron un hangout nos pareció que era lo justo. Con esta charla le damos el gusto a todo el mundo que quiere escuchar y participar. Y como hace un mes que estrenamos el corto, es como darle un lindo cierre, un capítulo más en este mes loco", explicaba Javier unos minutos antes de dar por comenzada la videoconferencia.

-¿Qué les pasó cuando conocieron las caras reales de María Teresa y Enrique?

JAVIER: -No fue tanto el tema de verles la cara, sino la sorpresa de haber creado un personaje y que, de repente, ese personaje está vivo.

ANDREA: -Para mí, como actriz, es una fantasía lo que está pasando. ¡Jamás me iba a imaginar que te iba a conocer, María Teresa! Es muy fuerte para uno conocer a la persona de verdad.

-¿Y a vos, María Teresa, qué te pasó cuando escuchaste tu voz en el rostro de Andrea?

MARIA TERESA: -Había visto dos veces el corto y no me daba cuenta que era mi voz. A la tercera vez le pregunté a Enrique: "Es mucha casualidad que se llamen como nosotros. ¿Esa es mi voz?". Y él me dijo: "Sí, sos vos". Fuimos a ver el video completo a internet y empezamos a tratar de recordar. ¡No nos acordábamos! Y les tengo que decir que no fue el único episodio... (Risas). Pero Enrique tiene memoria, es profesor de historia.

-¿Quedó algún otro registro, alguna otra pelea grabada?

MARIA TERESA: -¡No!

JAVIER: -Todo el mundo quiere más, pero no habrá segunda parte.

MARIA TERESA: Quizás haya de algún momento romántico, pero no creo que a ustedes les interese...

JAVIER: Una de las ideas que tengo es que vos, María Teresa, te abras una canal en Youtube y que todas estas cosas que decís las vuelques ahí. Es muy interesante escucharte hablar de la juventud, de la vida. Nosotros nos retiramos a partir de acá, pero sería muy divertido que, si tenés ganas.

 "Todo el mundo quiere más, pero no habrá segunda parte", aseguró el director del corto a Personajes.tv. COMPARTILO

MARIA TERESA: -¿Vos decís que yo tengo que hacer un monólogo contando cosas?

JAVIER: - No, algún videíto... Me parece que va a haber mucha gente a la que le gustaría escucharte.

MARIA TERESA: -Sí, puede ser. De todas maneras, a mí me gusta más la pregunta, interactuar con otro. Porque si no, si me pongo a hablar sola, me voy a sentir como que estoy hablando por teléfono con Enrique. (Risas).

-¿Y si hacen un reality?

MARIA TERESA: -Lo pensé, pero podría llegar a ser un escándalo. La cosa es así: esto no es una novela rosa, es una pelea de todos los días porque somos muy opuestos; yo soy muy potente y temperamental, él es muy pacífico y me puede aguantar.

-Pero el mensaje llegó a mucha gente, casi como un ejemplo de tolerancia. ¿No están pensando en escribir un libro de autoayuda?

MARIA TERESA: -No, no estamos pensando en eso. Lo único que queremos es vivir, la vida implica tantas cosas. Todo lo que venga de acá en más será un regalo, una gracia. Si alguien quiere hacer un libro podríamos ayudarlo, porque hay tanto por decir...

ENRIQUE: -Yo quiero hacerle una pregunta a Javier... ¿por qué le pusiste a Andrea la facha de una mujer de los 40?

JAVIER: -Nosotros nos dábamos cuenta, por el audio, que se trataba de gente grande, que no eran adolescentes los que hablaban. Entonces cuando la voy a vestir a ella, como el cassette tiene esa cosa retro, como un soplido, se me ocurrió darle un aire de los cincuentas, romántico.

MARIA TERESA: -Nosotros éramos un poco así en esa época. Y vos Andrea sos tan hermosa, hiciste tu trabajo tan bien... Y ahora que te escucho hablar, veo que tenés una voz muy parecida a la mía. No sé el temperamento, eh.

ANDREA: -Ay, ¡muchas gracias!

JAVIER: -Enrique, una pregunta... ¿Yo te compliqué mucho la vida con todo esto?

ENRIQUE: -No, no. ¡En todo caso, lo que hiciste fue refrescarme un poco la memoria!

MARIA TERESA: Ven, los hombres no van a terapia, somos nosotras las que trabajamos con nuestro pasado. ¡Hagamos nuestro mundo, chicas!.

NOTAS MÁS LEÍDAS